Los equipos de ósmosis inversa son de gran utilidad para tener agua de máxima calidad eliminado todos los contaminantes del agua incluyendo arsénico y metales pesados. Pero son equipos que tienen cierto grado de complejidad y es necesario tener en cuenta que necesitan un mantenimiento al menos una vez al año y en algunos casos hasta dos.
Si el equipo dejó de funcionar luego de un tiempo, o bien queremos evitar que esto suceda protegiendo los componentes y la vida útil del mismo es necesario tener en consideración el mantenimiento que hay que realizar. No hacerlo adecuadamente puede generar puede deber

Lo primero que hay que hacer es identificar el equipo que tenemos y sus correspondientes etapas. Para ayudarte podés leer nuestro artículo donde explicamos cada una de las etapas AQUÍ
El segundo paso es identificar el tipo de cartuchos que tiene el equipo en cuestión. Las unidades mñas recomendables son las que utilizan cartuchos universales para evitar problemas en el mantenimiento del equipo y no quedar atado a un único proveedor que puede aprovecharse de esta situación.

 

 

Cartuchos de filtración
Esta es la primer etapa del equipo, la que más sufre y la que tenemos que cambiar con mayor periodicidad. Son cartuchos económicos de espuma de polipropileno que pueden tener una vida útil de hasta 1 año, aunque si la calidad de agua no es buena, o el uso del equipo muy intensivo puede ser necesario cambiarlos cada 6 meses. Si los cartuchos de filtración se obstruyen, la mayoría de los equipos van a dejar de funcionar automáticamente ya que tienen un presóstato de baja presión que paraliza el equipo si la presión del agua de provisión es demasiado baja. Esto protege entre otras cosas a las bombas de alta presión. Es recomendable siempre tener un cartucho de filtración de 5 micrones a mano para hacer un recambio cuando sea necesario y no quedarnos sin agua pura. Los equipos que usan cartuchos universales tienen cartuchos de la medida 2,5X10 pulgadas.

Cartuchos de Carbón Activado
Dependiendo el modelo de equipo pueden ser solo uno o bien dos, en la etapa de pre-tratamiento. Los cartuchos de carbón activado hay que cambiarlos al menos una vez por año. No hacerlo puede afectar a la membrana por el pasaje de sustancias químicas que puedan afectarla como el cloro, aceites, hidrocarburos entre otros. Son más costosos que los cartuchos de filtración, pero siempre más económicos que cambiar la membrana de ósmosis inversa.
Los cartuchos universales en este caso, al igual que en la etapa de filtración son de la medida 2,5×10 pulgadas.
Muchos equipos originalmente están provistos con un cartucho de Carbón Activado Granular y un segundo cartucho con Carbón Activado en Bloque (CAB). Al realizar el primer cambio se puede unificar en 2 cartuchos de CAB.
Junto con el cambio de los cartuchos de Cartuchos de Carbón Activado del pre-tratamiento es recomendable cambiar el cartucho de pos-tratamiento (luego de la membrana de Ósmosis y el tanque hidroneumático de almacenamiento) para evitar la colonización del mismo con bacterias. Estos cartuchos suelen ser diferentes a los primeros y se llaman ¡”cartuchos en línea” o “Cartucho in line” de Carbón Activado y se recambia toda la unidad.

Membrana de ósmosis inversa
La membrana de ósmosis es el elemento principal, más importante y costoso de estos equipos.
Un buen mantenimiento de las etapas de pre-filtración maximiza la vida útil de la membrana, que también depende de la calidad de agua a tratar. La vida útil puede estimarse entre 2 y 4 años dependiendo de las variables mencionadas. Para realizar un recambio exitoso es importante conocer la medida y la capacidad de la membrana que utiliza el equipo en cuestión. Las más comunes son las membranas de 50, 100 y 150 galones por día, que representan 190, 380 y 570 litros por día respectivamente.

Cartucho de Re-mineralización
Los cartuchos de re-mineralización suelen representar la 6ª etapa de tratamiento y suelen tener poco desgaste. Si se desea prolongar la vida útil de esta etapa es recomendable sanitizarlo al menos una vez por año con cloro diluido y luego enjuagar abundantemente hasta no detectar rastros de cloro a la salida. Se recomienda cambiar una vez por año, pero si se realiza el procedimiento anterior puede hacerse junto con el cambio de la membrana de ósmosis (entre 2 y 4 años) o bien al notar un gusto desagradable, ácido o astringente en el agua de salida del equipo.

Lámpara UV
Las lámparas UV van perdiendo potencia a lo largo de su vida útil y luego de 8.000 horas de uso (1 año) no es posible garantizar que cumplan con su objetivo de desinfección. La lámpara UV debe estar encendida todo el tiempo y no es recomendable conectar y desconectar la lámpara para prolongar su vida útil. Las mismas necesitan un tiempo de “calentamiento” para alcanzar el nivel de energía que garantiza la desinfección del agua. Si se conecta y desconecta podrían estar consumiendo agua no segura sin saberlo.
Cada lámpara tiene una especificación de potencia (6 Watts suele ser lo más común) y pueden tener diferentes largos y conexiones que es importante tener en cuenta a la hora de buscar el recambio: 4 pines de conexión en un extremo o 2 pines en cada extremo de la lámpara.

 

¿Te gustó el artículo?

Estemos en contacto. Queremos ayudarte a resolver cualquier problema que tengas. info@vitalwaterargentina.com