Una primera clasificación sobre los tipos de purificadores se puede hacer en base a la forma en que están construidos y se relacionan con el mantenimiento, la necesidad de recambio y las características del agua que obtendremos.

Los equipos de unidad sellada poseen varias desventajas respecto a aquellos que tienen la posibilidad de recambiar el componente activo/núcleo/cartucho.

La primer desventaja de las UNIDADES SELLADAS (US) es que el purificador completo tiene una fecha en la que lo vamos a tener que cambiar/tirar. Estos plazos, dependiendo los modelos son de 1, 2 y hasta 3 años como máximo. Esto se debe a que el/los componentes activos (Carbón activado principalmente) luego de un tiempo agotan su capacidad de retener contaminantes. Los equipos con NÚCLEOS RECAMBIBLES (NR) tienen la posibilidad de abrir el equipo y cambiar los componentes activos. Si este cambio se realiza con la periodicidad recomendada para cada caso y con un mínimo proceso de limpieza, uno puede tener el mismo nivel de purificación virtualmente de por vida. En estos casos es importante garantizar la provisión de repuestos o que los cartuchos que se utilicen sean standard o universales.

Otra desventaja de los equipos de US es que para que la vida útil de los componentes internos sea mayor (ya que no se pueden recambiar) se apelan a estrategias que no son positivas para los usuarios: El agregado de pre-filtros y el uso de plata coloidal.

En las unidades selladas, el agregado de pre-filtros es necesario para minimizar las partículas que ingresan a la unidad principal, pero a su vez generan la necesidad de un mantenimiento con una periodicidad mucho mayor (a veces hasta una vez por mes) lo que implica costos y trabajos significativos para los usuarios y una estrategia comercial muy redituable para las empresas y vendedores.

La plata (Ag) coloidal se utiliza en los purificadores de carbón activado de unidad sellada para prolongar al máximo la vida útil del carbón activado minimizando los riesgos de contaminación microbiana ya que la plata es un buen agente bacteriostático. Sin embargo la plata es un metal pesado que se acumula en el cuerpo y somos incapaces de eliminar. El consumo/exposición prolongado de pequeñas dosis de plata puede producir una enfermedad conocida como Argentosis, Argiria o Síndrome de Argiria.  El uso de los purificadores con sales de plata o plata coloidal puede contribuir de forma significativa en el consumo de plata, en especial si los mismos son a base de Carbón Activado Granular, ya que los pequeños granos de carbón friccionan entre sí al pasar el agua y despenden pequeñas cantidades de polvillo de carbón con las sales de plata.

Por seguridad, menor mantenimiento y menores costos es recomendable un purificador que permita el recambio de sus componentes internos.

¿Te gustó el artículo?

Estemos en contacto. Queremos ayudarte a resolver cualquier problema que tengas. info@vitalwaterargentina.com